Enlaces | Seres Espirituales | La Mitología final | Diccionario Mitológico
 
Seres Espirituales
 
 
En varias mitologías existen seres espirituales. Son un tipo de entes etéreos que, algunas veces, ayudan a aquellos que los llaman. Es el caso de las hadas y los duendes, que proporcionan riquezas, pureza espiritual y algunos alejan las ondas negativas.
En cambio otros seres espirituales son malvados y sólo están para crear oscuridad allá donde van. Algunos de estos seres oscuros, como las sombras, los fantasmas, La Muerte, etc. son capaces de hacer daño a los hombres sorbiéndoles el alma o de mil maneras que resultan impensables...
Imagen
Hadas.


Existen innumerables tipos de hadas según el lugar donde residan. Con todo ello las más conocidas son las correspondientes a cada elemento de la naturaleza tierra, aire, fuego y agua. De ellos toman su fuerza y sus poderes, y las hadas, a cambio, se muestran fieles a su protección y salvaguardia...

Las Ondinas son las hadas o ninfas de los lagos, según la mitología de los países escandinavos. También se las llama espíritus elementales del agua.
En realidad, corresponden a las náyades griegas. Suelen representársela surgiendo del agua con la cabellera húmeda y flotante.
Lo mismo que las sirenas las ondinas tienen fama, seguramente justa, de seducir a los hombres que surcan sus aguas, hipnotizándolos hasta el punto de hacer que zozobren sus barcas.
Otras, en cambio, se enamoran de los seres humanos y la felicidad suele reinar en sus hogares.

Las Nereidas, como las Ondinas, son hadas del agua; sólo que las Ondinas suelen habitar en los lagos y las Nereidas en los ríos o en el fondo del mar. Eran las cincuenta hermosas hijas de Nereo, el viejo hombre del mar, y de su mujer, Doris. Vivían en el fondo del mar, pero solían subir a la superficie para ayudar a los marinos y otros viajeros. Se creía que montaban en delfines y otros animales del mar.

Otro tipo de hadas del agua son las Sirenas. A las sirenas se las describe con frecuencia asomándose a la superficie del agua, o sentadas en una roca, peinándose su largo y rubio cabello con una mano y un espejo en la otra; se las considera seres inalcanzables y hermosos. Según las diferentes tradiciones se dice de ellas cosas contradictorias: que adivinan el futuro, que coaccionadas otorgan poderes sobrenaturales a las personas, que con sus cantos hacen que los hombres se enamoren de ellas y los arrastran al fondo del mar para devorarlos o transformarlos en sus amantes bajo el agua.
Tanto la idea de un amor ideal pero fatal, como la de una belleza femenina inalcanzable forman parte inherente de su leyenda, y a este respecto existen paralelismos entre las historias que se cuentan de ellas y las que aparecen en la mitología clásica.

Las Salamandras son las hadas del fuego. También se les llama espíritus elementales del fuego. Las salamandras pueden ascender de jerarquía, según la dureza del trabajo que realicen, al orientar los rayos en los momentos de tormenta. Se distinguen varios tipos:
FARALLIS que trabajan como maestros.
ASPIRETES ejecutan los planes elaborados y controlan varios elementos a la vez.
HIARRUS son gobernadores y elaboran los planes a seguir.
RA-ARUS son la máxima categoría.

Los Silfos, tambien los llamados Céfiros, son los elementales del aire. Son espiritus que tienen su reino en los vientos, brisas, rafagas, remolinos, etc. Cada uno es distinto segun su manifestacion, adoptan formas muy extrañas y estan presentes constantemente, aun en los dias en que parece que no se mueve ni una sola gota de aire.
El caracter de ellos, por lo general es muy amigable, salvo en determinadas horas en que los jefes de los aires toman el mando y pueden provocar grandes catastrofes. Son muy cambiantes y la amistad con ellos evitaria muchos problemas. Hay cuatro clases de viento y distintas potencialidades, es decir segun el caracter que tengan en ese momento.


Duendes.


También se les llama gnomos o elementales de tierra. Suelen traer riqueza a aquel que los invoca.
Los gnomos son pequeños, de aspecto grotesco y muy simpáticos. Para algunos se trata sólo de una simple fábula; para otros, en cambio, de maravillosos seres capaces de realizar todo tipo de milagros.
Dicen que cada persona es artífice de su propio destino, aunque no está nada mal pedir un poco de ayuda, sobre todo si quien va a prestárnosla es un ser con una inmensa fuerza espiritual. No hablamos de los ángeles sino de los gnomos, también seres de otro mundo indicados para socorrernos. Inspirados en su infinita bondad y simpatía, los duendes pueden darnos esa mano que estamos necesitando para atraer la fortuna, para conquistar un amor que parece imposible y para mejorar algunos problemas de salud.


Imagen
Sombras.
Las sombras son muertos vivientes que se forman en las tinieblas y que drenan la fuerza a los seres vivos. Son tan oscuras que sólo son detectables con una luz muy brillante, el resto del tiempo parecen sombras comunes.
Las sombras son seres primarios en el plano material negativo, es decir, la antimateria. En el plano material primario (en el que vivimos los humanos y el resto de los seres vivos) son simples sombras.
Su origen es mágico, un mago arrojó una maldición a un muerto enemigo y de ahí surgió la primera sombra.
Las sombras merodean desde entonces por ruinas, cementerios y mazmorras.
Cuando atacan, su contacto frío hace que se entumezcan las articulaciones y que la víctima quede casi paralizada, perdiendo además los sentidos como el olfato, el tacto y el oído. En ese momento las sombras comienzan a drenar y consiguen dejar a su víctima sin energía, ésta se convierte una sombra, pasándo al plano material negativo y dejando sólo su sombra en el plano material primario. Algunas víctimas mueren antes de llegar a ser drenadas por completo y entonces son abandonadas por la sombra.
Las sombras son seres de inteligencia relativamente baja, pero con una buena movilidad, lo que les permite moverse a voluntad sin ser percibidas. Son inmunes al frío y a ciertos hechizos y conjuros, como el del sueño.

Fuego fatuo.
Su apariencia es la de una bola de luz con un débil brillo, por lo que pueden ser confundidos fácilmente por alguna fuente de iluminación.
Los fuegos fatuos pueden cambiar su forma y color a voluntad. Son seres de ágil vuelo que pueden flotar inmóviles en la misma posición el tiempo que necesiten. También pueden moverse tan rápidamente como un rayo de luz.
Los fuegos fatuos son seres que miden cerca de un metro y poseen una inteligencia excepcional. Rara vez luchan cuerpo a cuerpo ya que prefieren engañar a sus víctimas y atraerlas hacia pantanos. Si luchan cuerpo a cuerpo su luz se vuelve azul, verde o violeta. Usan una poderosa carga eléctrica para combatir a sus víctimas.
Los fuegos fatuos tienen un sistema de comunicación basado en la intensidad de la luz; emiten destellos de distinta intensidad tan sutiles que sólo pueden ser percibidos por otros fuegos fatuos. Para comunicarse con los demás seres vibran tan rápidamente que consiguen emitir sonidos fantasmales.
Se alimentan de la energía que desprenden los cerebros de sus víctimas al verse presas de la muerte. Conducen a sus víctimas hasta pantanos y zonas de arenas movedizas para hacer mas larga y aterradora su muerte.
bola rayo